Unos sitios muy copados

Loading...

domingo, 14 de febrero de 2010

Plegaria para el sueño del niño




Sé que tendría que hablar de los enamorados y de mas. Pero no vi el amor reflejarse en la fuente céntrica de mi ciudad.
Me senté hacer tiempo antes de entrar al cine, baje unas cuadra, me encontré con tres niños de ropitas rotas y pieles calcinadas por el sol.
Me senté a unos seis pasos de ellos y el más pequeño despertó tantán injusticia en mi que arremetí con una hoja y un lapicera.
Mientras aquellos dormían la gente los pasaba por en encima, con miradas de aberración, como preguntando ¿Que hace esta gente aquí opacando la feliz?,
¿Cómo podemos mostrar esto en este día?
Yo seguí dibujando al pequeño, y en letras grandes escribí APRENDAMOS A MIRAR.
Quería pegarlo con cinta donde estaban ellos, en cambio lo colgué en una plantita cercana a mí y me fui.
Cuando volví, el dibujo ya no estaba en su lugar, sino en el suelo, como aquel niño pisoteado por una postal de ciudad, siempre esa maldita postal FELIZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario